La vecina de Sam (Una historia real)

Según cuenta Sam…

A él nunca le habían faltado compañeros de juego; nació en el seno de una familia sorda con varios hermanos sordos mayores que él.

Cuando sus intereses cambiaron hacia el entorno fuera de su familia, le llamó la tención una niña de la casa de al lado que parecía tener su misma edad.

La niña era una buena compañera de juegos, excepto por el problema de su “peculiaridad”. No podía hablar con ella como lo hacía con sus hermanos mayores y sus padres.

Parecía tener una gran” dificultad”

Ella parecía tener una gran dificultad en entender los signos más sencillos básicos. Tras unos cuantos intentos inútiles de conversar, Sam desistió y decidió señalar con el dedo cuando quería algo o simplemente se la llevaba con él si quería ir a algún lugar.

Sam se preguntaba qué extraño problema tendría su amiga, pero puesto que habían encontrado el modo de interactuar el uno con el otro, él aceptaba adaptarse a sus necesidades tan peculiares.

Un día, que Sam recuerda con nitidez, él entendió por fin que su amiga era realmente extraña.

Estaban jugando en casa de ella, cuando de repente su madre se acercó a ellos y empezó a mover la boca. Como por arte de magia, la niña cogió una casa de muñecas y la puso en otro sitio.

Sam estaba desconcertado y cuando volvió a casa le preguntó a su madre en qué consistía exactamente el problema de la vecina.

La madre de Sam le explicó que la vecina era OYENTE y por eso no sabía SIGNAR; en vez de signar la niña y su madre HABLABAN, mueven la boca para comunicarse.

Sam entonces preguntó si esta niña y su familia eran las únicas que eran “así”. Su madre le explicó que no, que, de hecho, casi todos los demás eran como los vecinos.

Era su propia familia la que era excepcional. Ese fue un momento muy importante para Sam…

Sam todavía no había comprendido que el mundo exterior consideraba que él y su familia eran los que tenían un PROBLEMA.

Para él, que se hallaba inmerso en su mundo familiar eran los vecinos los que carecían de la habilidad de COMUNICARSE.

Más artículos
Lengua de signos para bebés de 0 a 3 años
X