Cómo y para qué surge MamiSigna

Cómo crear un método gestual gracias a la influencia de María Montessori.

Esta lengua, ofrecida en la etapa infantil le procura al niño/niña la capacidad de comunicarse.

Poder expresar mediante signos necesidades tan básicas como: comer, beber, dormir, estoy cansado, tengo hambre etc

Para eso hay que enseñarle a hablar con las manos, aprender con los ojos y calmar así su necesidad de comunicarse

Primero en casa, pero sobre todo en la escuela.

Las razones que me mueven a crear este Proyecto Educativo son, quizá gracias al haber sido madre,  darme cuenta que los signos nos han aportado vínculo tanto de carácter educativo como de carácter social.

Quizá la más importante sea el poder comunicativo que conseguí cuando lo usé por primera vez con mi hija, quien me demostró que esta lengua no sólo era nuestra forma de empezar a comunicarnos desde que tenía tan sólo 2 meses, sino que además nos otorgaba cercanía, vínculo y a los pocos meses una forma de expresarse a través de signos antes incluso de poder hacerlo con palabras.

Y es que el niño/niña puede construirse así mismo a través de sus manos, como así puede hacerlo creando el lenguaje que le permitirá comunicarse con el mundo.

Siguiendo las pautas de la pedagogía Montessori, con éste método lo que se pretende es:

  • Agacharnos a la altura del niño/niña
  • Mirarle a los ojos
  • Vocalizar y Signar

 

Las 3 pautas.

Estas 3 pautas son la base de esta metodología, y lo digo desde el principio porque a pesar de parecer algo sencillo… Cada vez y lamentablemente, nos miramos menos a los ojos, nos gritamos más y nos comunicamos menos.

En la crianza, cuando el niño/niña van ganando en edad, estas pautas practicadas durante meses, serán algo que haremos de forma natural y sin esfuerzo y es entonces cuando la lengua de signos comenzará a tener un valor incalculable para el vínculo afectivo.

Si antes de gritar o enfadarte, pudiéras pararte a pensar y hacer un signo.

¡¡Piénsalo!!

Nos ahorraríamos miles de situaciones de estrés, de llantos, de frustraciones, de arrepentimiento y con el tiempo ambas partes aprenderían a comunicarse antes que a gritarse.

Sé que parece revolucionario, sé que quizá tarde décadas en que profesores, maestros y algunas familias lo incorporen en su día a día, pero ¿Acaso una crianza basada en la tolerancia y la comunicación plena no sería maravillosa?

Deseo que en España, cada centro infantil o colegio use la lengua de signos como herramienta educativa, al igual que ya llevan décadas haciéndose en países como EE.UU, Gran Bretaña, Sudáfrica o Australia.

No sólo mis averiguaciones y mi experiencia vital afirman las bases de emplear la lengua de signos como método educativo sino que hay evidencia científica de la mano de mujeres que no deben quedar sólo en la historia.

 

Influencia Montessori.

La Dra. Maria Montessori afirmó:

«No ofrezcáis nada al niño, que no haya pasado primero por sus manos».

Yo recojo el testigo de todas éstas averiguaciones, para seguir trabajando y darle una vuelta más. Enfocándolo desde un punto de vista Montessoriano.

El descubrimiento de ésta gran mujer, madre, pedagoga, médica, antropóloga, escritora, ingeniera y maestra hízo que, sus enseñanzas para con el desarrollo de los niños en la etapa infantil, fuera imprescindible para mi proyecto.

Considero, en base a mis propias experiencias, que la LSE, es una lengua vehicular hacia la lengua oral. Y que la formación de maestros, educadores, pedagogos, psicólogos y padres y madres, es cuanto menos, necesario para mejorar la comunicación y la transición al lenguaje oral de una forma tan natural como sensorial.

 

Más artículos
Webinar para maestros con NEF(Chile)
X