Cómo las redes sociales salvaron mi vida

Cuando digo que las redes sociales me salvaron es porque de verdad lo hicieron.

Encontré, una salida en el peor momento de mi vida, y aquí te cuento cómo y porqué.

Quizá lo más difícil cuando entras por primera vez en alguna red social sea, qué nombre ponerte, ahora que te has convertido en otra persona. Es en ese preciso instante cuando tu mundo se viene de nuevo encima…

¿Pero qué nombre, qué nick?

Ahora tu nombre ya nada importa, es como si se hubiese desvanecido. Sólo puedes pensar en el que le pusisteis a vuestro bebé; Paula, Irene, Sergio, Lola, Javier…

¿Cómo es posible, que dos simples cuadrículas de una red social te hayan bloqueado de nuevo?… pues te voy a decir el porqué.

Es imposible definir en una palabra el amparo que sufren unos padres ante la muerte de su bebé. Es aquí donde entra en juego el GRAN TABÚ SOCIAL.

Aún recuerdo las palabras del segundo psicólogo al que fuí: ¨El dolor de perder a un hijo, y más recién nacido, es tal, que ni siquiera en nuestra carrera o en la actual sociedad, existe esa palabra que sea capaz de describirlo. Ojalá NUNCA se le asigne una. Creo que no existe dolor más grande que el de que un padre/madre deban enterrar a su propio hijo¨

Éstas fueron las palabras que Christian utilizó. Y aunque hayan pasado ya casi 4 años, se quedaron grabadas a fuego en mi memoria.

Tú, que acabas de ser madre, con la falta tan grande y tan dolorosa que es serlo de un bebé que no tienes a tu lado. Una madre sin bebé, pero IGUALMENTE; UNA MADRE.


Un nuevo nombre para la nueva persona en que te has convertido sin quererlo.

¿Dónde está esa mujer? Está claro que ya no la reconoces, una nueva silueta, ya sea con o sin cicatriz… Con el vacío más profundo de tu ser.

Realmente eres así, como un grano de arena en la inmensa playa en la que te ves movida por el viento. Zarandeada a placer por las hormonas que orquestan tu psique y tu alma.

Y te ves ahí sentada, en esa mecedora que compartísteis juntos un tiempo. Quizá estés tumbada en tu cama, o en alguno de esos lugares en los que te habías visionado juntos compartiendo.

Momentos tan vitales como lactar, dormir, amar sin medida y es que, ya no ves con los mismos ojos ninguno de esos lugares.

Quizá a veces tienes la necesidad de estar sola o a ratos estar acompañada. Nadie te comprende, nadie realmente sabe cómo te sientes.

Tu marido no llega a entender del todo por lo que estás pasando. Tu madre, tu padre o tu hermana, tus amigas no han vivido lo que has vivido tú, y por tanto no es posible que lleguen a ¨sentir¨, como sientes tú.

Esos cambios de humor tan repentinos, tan bruscos, tan de locura, y es que lo que estás viviendo es una auténtica locura.  Aunque pasen los años, nunca llegarás a comprender el porqué os tocó a tí y a tu bebé.

Nada importa cuánto hayáis estado unidos en un solo cuerpo; si semanas o meses, EL DOLOR NO ES CUANTIFICABLE

Y no sabes cómo, … enciendes el móvil.

Ése que tanto ha estado sonando estos días, y no sé cuántos mensajes ha recibido. O ése otro que no ha recibido ninguna llamada porque hay gente que no sabe cómo hacer o qué decir.

Así que escribes en Google; mi bebé murió. Es sorprendente, cómo sin acabar de escribir la última palabra, el buscador ya te ha dado 3 resultados más:

  1.  de muerte súbita
  2.  al nacer
  3.  en el parto

Te he dejado el enlace para que tú mísma puedas bucar más información en cualquiera de éstos sitios. Espero te puedan servir y ayudar a sentirte un poco más identificada.

Sí que es cierto, que no hay la suficiente información. Somos aún muy pocas las personas que estamos intentando romper el silencio de éste duelo, tan oculto en la sociedad.

Realmente cuesta mucho hablar de una muerte tan devastadora dentro del seno familiar. Por ello te animo a que aproveches todo el avance tecnológico que tienes a tu alrededor, todo el que en tiempos pasados, tu madre o incluso tu abuela no tuvieron.

Hoy en día todo el mundo tiene móvil y acceso a internet. Que, a golpe de pulgar te puede poner en contacto con cientos de personas en tu mísma situación.

A continuación, te dejo los enlaces de las redes sociales y las imágenes de lo que puedes encontrarte al entrar en algunas de éstas aplicaciones o apps sociales y te explico brevemente cada una de ellas.

INSTAGRAM

Las ventajas de abrirte una cuenta de Instagram son muchas.

Aquí puedes ponerte una foto de perfil, una pequeña historia sobre ti, o no poner nada.

Y lo mejor de todo es que la puedes tener privada. Esto significa que nadie que tú no pre-apruebes puede ojear o cotillear tu cuenta, tus fotos o tus escritos.  Te pongo un ejemplo de mi cuenta personal para que veas que no puedes acceder a mi contenido si yo no lo apruebo.

Aquí encontré una gran red social, en su mayoría mujeres, que al igual que yo habían pasado por problemas de fertilidad, muerte de uno o varios hijos o simplemente simpatizaban conmigo como si de una amiga se tratase.

Lo bueno de ésta app, es que tienes también muchos filtros para resaltar tus fotos, esos recuerdos que te quedan con tu bebé. Expresar tu dolor con personas que te apoyan aún en la distancia, es lo que más reconfortó mi corazón.

Cierto es que, a día de hoy, muchas de esas personas, siguen estando en mi camino, animándome y apoyándome como en el caso de iniciar éste blog y todo lo que ello conlleva.

Finalmente decirte que Instagram es una app muy intuituva y fácil de usar.

Al igual que otras apps como whatsapp, o facebook que quisieron copiar la forma de dar a conocer una historia que se borrara a las 24 horas, implantada por la conocida Snapchat, aquí también puedes hacerlo.


TWITTER

La siguiente es Twitter, que si os soy sincera pretendo usar más en línea para mis cursos y charlas, a modo ¨ radiar ¨ lo que se está sucediendo.

Los múltiples hastag (#hastag), me enloquecen un poco. La versatilidad y rapidez con que se generan twitts, a veces puede sobrecargar, pero le tengo un cariño especial.

Fué gracias a ella que conocí a una de las personas más maravillosas que nuestros hijos ausentes pudieron unir; Paloma.

Cuando comencé a buscar por internet me metí sin darme cuenta en una aplicación con el logotipo de un pajarito azul y me resultó curioso, no sabía ni cómo se llamaba, de verdad que no!

Busqué cosas relacionadas con muerte de mi bebé, duelo, y similares, aunque realmente no sabía ni qué buscar.

No tenía ni idea de cómo funcionaba, sólo sé que estuve buscando, navegando… buceando más bien durante horas, y me olvidé del dolor por unos momentos.

Ahí fué cuando ocurrió.

De repente encontré una imagen de color negro.

No sé porque me llamó la atención. Podía haber sido cualquier cosa pero ella era Paloma. Una persona a la que también le debía haber sucedido algo terrible con aquella imagen que daba a conocer.

Algo, pero no sabía qué.

Debo aclarar, y los que mejor me conocen pueden ratificarlo… que siempre he sido una persona muy sociable a la par que un poco aventurera. Dándome a conocer o preguntar a cualquier desconocido sin más que veía por la calle. Daba igual…la cola del súper, la dirección de una calle… lo que fuera. De modo que, aunque mi ¨yo¨ anterior no vivía ya en mí, algo de mi, la fuerza o la energía de mi hijo, hicieron que la Tania de antes… saliera a flote.

En ese instante no dude! Le envié un mensaje privado diciéndole:

¨Hola, veo que tu imagen es de color negro.

Quizá te resulte rara mi pregunta pero, ¿también ha fallecido tu bebé?¨

La respuesta fue; SÍ!

¿Cómo pudimos encontrarnos?¿Cómo el azar hizo que dos personas a las que la varita de la muerte había tocado con tan sólo 2 meses de diferencia, pudieran encontrarse en la inmensidad de éste mundo?

Cuando, recuerdo que a principios del año 2014 la utilidad y manejo de las redes sociales no daba tantos números de usuarios como los puedan dar a día de hoy.

Pero, dejo esa pregunta con su respuesta en el aire, donde quizá en un futuro post te lo cuente.


FACEBOOK

Y por último el gigante gigantesco…FACEBOOK!

Ésta gran red social, bien utilizada, como todas… te puede brindar un montón de oportunidades.

Seguramente ya la tienes descargada en tu móvil y te es muy familiar. Lo que quizá desconozcas es que, hay una gran cantidad y variedad de grupos en los que poder sentirte parte activa o pasiva de tu verdadera historia.

Así fue como a raíz del impulso que junto con dos madres más teníamos por contactar y hablar con otras mujeres en la mísma situación, surgió el grupo secreto llamado SUPERMAMIS, el cual tengo el honor de compartir su administración.

Un grupo que lleva caminando algo más de 3 años y medio, y en el que todas las mujeres que lo integran pueden decir que es maravilloso poder escribir tus sentimientos,

…el doloroso día a día,

…la experiencia,

…el tiempo de duelo de otras mujeres,

…su malestar,

…su bienestar,

…la esperanza,

…el entendimiento mutuo que se crea gracias al comadreo,

…el sentirse parte de una comunidad,

…el no sentirse sola ante la desgracia más absoluta,

…el saber de tu vida, de tu lucha diaria por sobrevivir en este camino.

Madres, mujeres… a las que nos une el mismo dolor por la ausencia de nuestros bebés y que no nos queda más remedio que el de maternar día a día con los brazos vacíos.

Lo que comenzó siendo un pequeño grupo de 12 madres, continuó aumentando hasta llegar a la cifra de más de 100.

Es curioso cómo una piensa en que se es la única persona a la que le había pasado ésto. Y no. Pero caminar de la mano y encontrar personas que hablen tu mísmo idioma o hacerlo en soledad puede estar aquí y está a tan sólo un clic.

Las redes sociales, ¿un posible aliado?

Te invito a que analíces la situación actual. Cómo las redes sociales te están acercando a tantas otras mujeres, a tantas otras personas, a tantos otros recursos.

Que éstos medios, usados de forma adecuada, puedan llegar a ser un punto muy positivo y de un gran apoyo para tí.

A día de hoy, mantengo en lo más proximo que mi día a día me lo permite, el contacto con las nuevas madres que comienzan a ciegas este duro camino.

Un camino en el que si quieres que te acompañe, lo haré!

Permite hablar a tu propio cuerpo. Entonces sabrás que todo cuanto vas a tener que pasar a partir de ahora, es lícito y comprensible. Y no porque lo diga sólo yo, sino porque poco a poco y conforme vayas leyendo mi blog, vas a descubrir cómo otras madres, que han pasado por el tunel que tú estás atravesando ahora mísmo…también te lo podrán decir.

Estoy aquí para ayudarte, estoy escribiéndote éstas palabras AHORA.

Para recordar a nuestros hijos. Maternar de forma consciente y respetuosa con los que sí que están presentes.

Quiero alzar la voz contigo.

Y muchas veces, es en las redes sociales donde compartimos sentimientos, nuestra pena, nuestros recuerdos más profundos…

Y parece que desde la soledad de nuestra casa, lo gritáramos en las redes como si las palabras fueran puro fuego que nos quemaran por dentro o un caudal de agua en forma de llanto y lágrimas que caen desde la otra dimensión en la que nos encontramos la mayoría de los días.

Tenemos la necesidad de comunicarnos, aunque sea a través de una frase, una fotografía, un vídeo que hace ver al mundo cómo nos sentimos realmente. 

Son esas personas que viven éste duelo, quienes parece ponerles letra y sentido a todo este mejunje de sentimientos que en ocasiones, se nos desbordan.

Uno de mis objetivos es el de poder crear una red de mujeres que quieran ayudar a otras mujeres.

Que quieran hablar de su experiencia vital, que necesiten romper los tabúes sociales en cuanto a este duelo innombrable.

Que te inspiren, que inspiren a otras contando cómo afrontaron la muerte de su hijo. De cómo vivir con el dolor por la ausencia de tu bebé. Cómo maternar sin ellos.

Cómo volver a querer luchar por tener un bebé en brazos y crear una gran tribu.

Una tribu que trascienda y evolucione, como el amor materno ♥

Más artículos
Vacaciones en Paz
X