Cómo adaptar la retirada del pañal desde un enfoque Montessori. PARTE II

LISTA DE CONSEJOS PARA GUIAR A TU HIJ@ EN LA RETIRADA DEL PAÑAL.

A partir de los 10-12 meses.

Tu bebé comienza a ponerse de pie o sostenerse de forma libre. En nuestro caso, gateó con 10 meses y se sostuvo de pie ella sola, entorno al año.
Cada niño marca su ritmo y no forzar el hecho de comenzar a caminar es un pilar esencial en su desarrollo (próximamente encontrarás un enlace a un post tratando éste tema)

Qué logramos a partir de ésta fase.

Al ponerse de pie y cambiarle el pañal estando incorporado, logras hacerle consciente de las partes de su cuerpo. Le haces partícipe del momento del cambio.

Cambiar el pañal de pie.

¿Cómo hacerlo? Ante todo comunicación. Cuando tenía pis o caca, se lo decía. Le explicaba que íbamos a cambiar el pañal y que se iba a poner de pie. Intenta narrar detalladamente cada paso que des, que en nuestro caso eran los siguientes;

Desabrochar el body, contando los broches…1,2,3 (Se potencia los números y las matemáticas)
Quitar las tiras de pegar el pañal, indicándole donde están. También puedes contar de nuevo, 1 y 2.
Limpiar el culito, y ofrecerle una toallita o esponja para limpiarse también.
Secarse bien, puedes darle una toalla para que sepa que debe secarse.
Dar crema, yo le ponía un pegotito en la yema de un dedo.
Poner el pañal limpio con su ayuda (En un post especial te incluiré un vídeo sobre cómo hacerlo)

Y todo esto era gracias a su colaboración. Si ella se mantenía de pie y no se zafaba, me permitía hacer todos estos pasos de forma cómoda, sin agobios, con calma y sobre todo con apego. Aquí para mi, era esencial comentárselo, sin necesidad de el tan usado MUY BIEN, sino diciéndole que gracias a que se quedaba de pie, me ayudaba a hacer el cambio de pañal.
Pregúntame

Adaptar el baño.

Sobretodo que no le de miedo a entrar por no ser un lugar seguro. Cerciórate de que no hay productos de limpieza a su alcance, objetos que se pueda tragar, o cualquier otra cosa que suponga un riesgo para él/ella.

Que sienta que es un espacio en el que también tiene cabida, encuentre sus cosas de higiene, los juguetes que soléis usar a la hora del baño, etc…

Para mí, la adaptación del baño fue fundamental.

Esto lo hice casi en el mismo momento de ella poder disfrutar de la estancia y comenzar a ir a gatas por casa, e incorporarse en el WC, la bañera o el bidé.

¿Para qué?

Es muy necesario proporcionar un “ambiente preparado”.
Ya que permite que el niñ@ pueda acceder de forma libre e independiente a él.
Alcanzar por sí mísmo su cepillo de dientes, el grifo del bidé, su peine, las cremas… etc.

Es ofrecerle autonomía.

Ojo, siempre con la vigilancia y guía del adulto, no le dejéis experimentar sol@ las primeras veces, ya que primero deberá reconocer el ambiente nuevo que le habréis preparado con tanto esmero y cariño.

Próximamente publicaré un post con fotografías para que veas cómo lo hicimos en casa nosotros. Y también cómo ha ido evolucionando según crecía y las necesidades que con el tiempo, han ido cambiando.
Pregúntame

A partir de los 18 meses.

Imitación y repetición.

¿Para qué?

La forma en que nuestros hijos aprenden, no es como creemos.

En la mayoría de ocasiones no es porque les digamos las cosas una y otra vez,  nada más lejos de la realidad… sino por imitación.

Montessori apenas hablaba al realizar una presentación al niñ@, de algún material o procedimiento.

Ella indicaba con su cuerpo las acciones a repetir por parte del niño, y únicamente decía palabras que remarcaban lo que quería dejar más claro.

¿Cómo podemos hacerlo nosotros como padres/madres?

Es más fácil de lo que parece.

Sólo debes ser su ejemplo positivo a imitar.

  • Cuando el niñ@ te indique que tiene pis o caca, invítale a ir al baño, si no quiere ir sol@, acompáñale.
  • Haz todos los pasos que harías si fueras a hacer pis. Bajar los pantalones, bajar el calzoncillo o braguita, levantar la taza del váter, sentarse y esperar a hacer pis, limpiarse con el papel, tirarlo a la taza del váter. Subirte de nuevo la ropa interior, los pantalones. Tirar de la cadena, bajar la taza, lavarse bien las manos y secárselas bien.

Todas estas pautas que tú como madre/padre, ya haces de forma automática, como quien conduce un coche y mira por los retrovisores, da el intermitente, mete primera etc. … y todo sin pensar…

Quizá sea una de las cosas más importantes y básicas que como adultos se nos olvidan a la hora de CRIAR.

Debemos pararnos a pensar en las pequeñas cosas del día a día y, que realizamos de forma mecánica sin siquiera prestar atención.

Y hacerlas con ellos, para que vean una y otra vez, la forma de actuar ante esas nuevas situaciones que, en un futuro, adaptarán como parte de sus rutinas diarias.

Obviamente no las conocen, y debemos dejarlas claras, bien explicadas  y realizadas desde el principio.

«Da igual cuántas veces le expliques una cosa, al final él/ella hará lo que vea que tu hagas»
Pregúntame

A partir de los 24 meses.

Pequeños grandes cambios.

¿CUÁLES?

A partir de ésta edad y como ya comenté en el post anterior; Retirar el pañal con enfoque Montessori. Parte I.

Ya sea primavera, verano, otoño o invierno…

Lo importante es que tu hij@ sienta que está e su momento de proceder a ir quitándose el pañal. Y para ello, te doy un par de trucos que te/os harán más fácil y llevadera la transición.

  • Fuera Bodys. El objetivo es que sea él/ella quien acabe haciendo pis o caca por sí mísmo. Pues entonces, evítale tener que abrocharse unos corchetes, nada cómodos de abrochar en el proceso. Únete a las camisetas interiores y verás que todo, os es más rápido a ambos.
  • Hola braguitas-pañal. He de decirte que para mi son un gran descubrimiento. Absorven casi más que los pañales de tiras y se los pueden poner y quitar los peques sólos. La única pega, es que si están vestidos y debes hacer un cambio de pañal en plena calle, o se lo tienen que hacer las maestras/ guías, preferirás ponerle uno de los de tiras adhesivas, pero sólo por el hecho de ser más práctico, que el tener que andar quitándole los leotardos, pantalones, zapatos…etc.
  • Adiós al cambiador. Este elemento que durante meses ha sido nuestro mejor aliado, se ha convertido en un mero objeto decorativo.Y es que si ya le cambias de pie, sobre su cama con una toalla o similar, apenas lo usarás. Así que, ya puedes guardarlo, porque sus días de gloria parece que ya han acabado.
    Pregúntame
Más artículos
Montessori DY garbanzos
Actividad DIY de enfoque Montessori
X